Have an account?

Trilogía de la Oscuridad



Nocturna
Un Boeing 777 aterriza en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York proveniente de Berlín, y cuando se dirige a la puerta para que los pasajeros empiecen a desembarcar, de repente se oscurece. La torre de control pierde contacto con el piloto y toda la actividad eléctrica del aparato se corta. No se escuchan móviles, ni BlackBerries, ni la radio, nada. Las cortinas de las ventanillas están bajadas y no se ve a nadie dentro. Se reúne un equipo de emergencias y todos observan al avión silencioso ahora bañado por las luces del aeropuerto, en completo silencio. Parece una gigantesca lápida blanca que brilla contra el oscuro cielo de la noche.

Oscura
El virus vampírico se ha extendido por completo, la ciudad de Nueva York se encuentra en cuarentena, completamente colapsada.
Los doctores Eph y Nora identifican el parásito que es el agente infeccioso, pero quizá sea demasiado tarde, en especial cuando se desata una cruenta guerra entre vampiros del Viejo y del Muevo Mundo, que intentan conseguir el control del planeta, mientras que los humanos se encuentran hasta abajo de la cadena alimenticia. Una intensa y cruda narración en la tradición de Guillermo del Toro.

Eterna
No es una coincidencia que el Invierno Nuclear (el oscurecimiento de la Tierra durante las 24 horas del día menos una, cuando hay luz solar) haya creado un ambiente casi perfecto para los vampiros. Ellos han ganado, tienen el control del planeta y los humanos han sido finalmente dominados, encerrados en vastos campos de concentración por el mundo donde, criados como vacas, ovejas o cerdos, son alimentados y “cosechados” para el mantenimiento y placer del Master. Una red desorganizada de humanos libres, constituida por gente común, entre ellos Eph, Zack, Vassily y Gus, continúa una desesperada resistencia, interrumpiendo el devastador nuevo orden del mundo y batallando contra los Señores Vampiros en todas las ocasiones posibles. Para ganar, tienen que confiar en la intervención de una inesperada raza de seres quienes organizan a los humanos para la última batalla, la que recupere y rehabilite el planeta para toda la humanidad. Se juega con los sobrevivientes como si fueran peones en un juego del Bien y el Mal que tiene sus orígenes en los tiempos Bíblicos, y que requiere del sacrificio final de todos los implicados.


Hace ya algunas semanas hablamos sobre The Strain, la serie de televisión basada en esta serie de libros firmados por Chuck Hogan y Guillermo del Toro.
Hoy vamos a hablar sobre la versión literaria de esta historia...

He de admitir que me apresuré a leerla cuando me enteré que iban a estrenar la serie en nuestro país. Y no me arrepiento...
Lo primero que sentí una vez leí el primer libro y vi la primera temporada, es que serie y libro se dirigen a públicos distintos. La serie es mucho más cruda y visceral, mientras que los libros nos muestran una faceta menos gore y con muchas más intrigas.

La historia, tal como podéis comprobar, se reparte en tres libros. El mejor, sin duda, es Nocturna. Oscura es una continuación buena y Eterna se hace un poquito más cuesta arriba. Aún así, podría decirse que la trilogía tiene un final digno (ya sabemos qué sucede con la mayoría de trilogías).

La narración es muy directa. Es como si estuviéramos leyendo exactamente lo que sucede: la pluma es puramente de cineasta. Eso se pierde, especialmente, en el tercer tomo, en el que encontramos una narrativa notablemente distinta. 
Esta historia nos plantea a unos vampiros menos mitológicos a los que la literatura nos ha acostumbrado. Podríamos decir que son unos “chupasangres” más biológicos. También me ha sorprendido la influencia política que (sin llegar a ser histórica ni panfletaria) se hace notoria a lo largo de la obra. Los personajes también están muy bien dibujados. Sin lugar a dudas, los mejores protagonistas con Setrakian (el anciano que lleva toda la vida persiguiendo y aniquilando a los strigoi) y el Amo (el más “rude” de los vampiros). El resto tienen sus momentos de gloria: Gus (el pandillero mexicano), Vasily (el exterminador), Eph (el doctor), Nora (la doctora Martínez),...

En definitiva, pese a que la trilogía va de más a menos, podríamos decir que nos encontramos ante una buena obra. Una novela que podríamos decir que no está dirigida al mismo público que la serie de televisión y que agradará a los lectores del género de terror.

0 Susurros:

Publicar un comentario en la entrada