Have an account?

La promesa de Grayson




Kira Dallaire está desesperada, con poco dinero en el bolsillo y todavía menos opciones de conseguirlo. Grayson Hawthorn atraviesa una situación límite: al salir de prisión, se encuentra con que los viñedos de los que es propietario y que prometió a su padre sacar adelante están al borde de la ruina.
Cuando Kira aparece en el despacho de Grayson con una descabellada propuesta que podría resolver los problemas de ambos, a él no le queda más remedio que aceptar.
Sin embargo, lo que en principio parecía un matrimonio de conveniencia abocado al fracaso se convierte muy pronto en un choque de voluntades que dará pie a una incontenible pasión capaz de demostrar que algunas promesas deben romperse y que por otras vale la pena arriesgarlo todo…, hasta el corazón.


Mia Sheridan es una escritora que me ha sorprendido muchísimo. Su historia única y su escritura perfecta me han enganchado de manera que no puedo ni explicar. La promesa de Grayson cuenta una historia de amor poco convencional pero apasionada que surgió de la circunstancia más inverosímil. Lo que comenzó como un matrimonio de conveniencia, se convirtió en un amor que duraría toda la vida. No podía parar de leer desde
las primeras páginas, y después de haber acabado aún sigo dándole vueltas. 

Me parece un libro escrito con un ritmo trepidante. No paran de suceder situaciones, a veces cómicas y otras más serias. Adoro el romance que surge entre ellos y sus personajes. Kira es la cosa más perfecta e imperfecta que he visto: sus locuras, su manera de enfrentar las cosas,...

La historia comienza cuando Kira pasa por un momento bastante difícil. Ella está actualmente sin hogar y sin opciones. Rechazando aceptar la ayuda de su padre, ella se propone algo que los demás no haríamos y por eso me tiene atrapada.  Aquí es cuando en su camino se cruza Grayson Hawthorn, un hombre fuera de lo común que necesita un poco de la locura de Kira. Él también se encuentra en una situación peligrosa, ya que al tener un pasado como el suyo nadie le quiere ofrecer una ayuda.

«Tengo un arreglo de negocios para ofrecerte.
Levanté una ceja. —¿Un acuerdo comercial?
Ella asintió ... —Sí, bueno, en realidad, señor Hawthorn, estoy aquí para...».

Me encantó imaginar la cara que debió poner este hombre en este momento. Las chispas entre ambos saltan de manera constante y en todo momento que están juntos. Grayson es como un príncipe vestido de dragón, un dragón que te atrapa y arrasa con todo lo que se antepone en su camino. Los prejuicios de él quedan atrás cuando realmente ve la verdad que se esconde detrás de esta mujer, una heroína que no se rinde nunca. 

También me gustó el detalle de que la historia esta contada por ambos personajes, así no perdemos ni un detalle de todo lo que pasa en la historia y de los sentimientos de los dos en todo momento. Es como si fuera un cuento de hadas, con un final que te dejará sin palabras.
El dragón y la Brujita. Que lo príncipes desaparezcan es la hora de los dragones.