Have an account?

Cambiando el Juego




La mayoría de las personas juegan según las reglas. Gavin y Liz no son como la mayoría... 
Ganar a cualquier precio.

Ese siempre ha sido el mantra de la agente de deportes Liz Darnell. Por lo que cuando lleva las cosas demasiado lejos y corre el riesgo de perder a su cliente número uno, el jugador de béisbol profesional Gavin Riley, Liz empieza a trabajar turnos extras para reconquistarlo. Solo espera no pasarse de la raya. Ella ha seguido los movimientos de este jugador desde la primera vez que puso los ojos en él, y por lo visto, él también se interesa en ella de la misma mala manera.

Gavin está más que preparado para los trucos de ella (especialmente cuando Liz se ofrece a sí misma como parte del trato). Él realmente la desea para sí. Y solo para añadir emoción, decide lanzar una bola curva1 para ver lo lejos que esta dispuesta a llevar las cosas Liz con tal de mantenerlo como cliente. Pero cuando el amor inesperadamente entra en el terreno de juego, ni Liz ni Gavin están listos para el cambio de juego más grande de todos. 


Gavin es un jugador de béisbol al que le encanta su vida. Su pasión por el deporte es tanta que incluso podría jugar gratis. Es un hombre seguro de sí mismo, e incluso puede llegar a resultar algo prepotente si no le conoces a fondo. Es apasionado, ama a su familia y todo lo que le rodea es perfecto.
Pero su manera de pensar es algo despreocupada y la diversión es algo prioritario en este momento: vive la vida y siente como si lo tuviera todo en este mundo. 

Liz, en el primer libro, era un personaje muy distinto al que veremos en este. Ella no solo es la mujer de hielo y adicta al trabajo que nos hace creer. A parte de ser la agente de Gavin, hay más dentro de ella.
Es profesional y se refiere a menudo como un "tiburón", por su representación agresiva y despiadada ante sus clientes. La gente la ve como insensible, y en el caso del hermano de Gavin, Mick, una manipuladora que está dispuesta a no detenerse ante nada para llenar sus bolsillos.
Pero en el fondo ella es una mujer que tiene una necesidad desesperada de control e independencia. Es una persona que está siempre en guardia y ocultando los sentimientos. Está enamorada de un hombre que la ve como un depredador, colega y amigo. Y ella no sabe cuanto podrá seguir en la misma situación. 

Piensa que ha perdido su camino en su vida y que ceder ante el amor que siente por Gavin significaría, finalmente, perder el control de su vida. Y perder el control no es una opción para Liz.

Un camino lleno de obstáculos y sentimientos encontrados que harán un lectura ágil y adictiva. El estilo de la escritora te hace sentir como si formaras parte de la familia Riley y todo el cariño que estos desprenden. Pero, sobre todo, me encantaron Liz y Gavin, y sus luchas por admitir finalmente su amor el uno al otro. No es un camino fácil para ellos. Liz tiene que aprender a confiar en el amor y que el amor puede ser muchas cosas más.

1 Susurros:

Rebeka dijo...

Me lo compré en kindle, y lo tengo en mi tablet a punto de ser devorado! xD
Un abrazooo!

Publicar un comentario en la entrada