Have an account?

No hay amor sin espinas



Tercera entrega de la Serie "Las reglas de los canallas".
Temple es más conocido como el "duque asesino" desde que años atrás fuera señalado como el autor de la muerte de Mara Lowe, la joven dama que iba a convertirse en la esposa de su padre. Incapaz de recordar qué sucedió realmente, lleva doce años reinando en los más oscuros rincones de Londres, convencido de que no hay redención posible para él.
Mara se juró a sí misma que jamás regresaría al mundo del que hace años huyó, pero cuando su hermano pierde toda su fortuna en "El Ángel Caído" la casa de juego con peor fama de la ciudad se verá obligada a intentar hacer un pacto con Temple, el hombre q no esperaba volver a ver y q resulta ser uno de los dueños del Casino.
Temple cree haber hecho un buen trato hasta que se da cuenta de que la dama oculta más de lo parece. Va a necesitar cada pizca de su fuerza de voluntad para resistir la atracción que siente por esa misteriosa y enloquecedora mujer, que parece dispuesta a arriesgarlo todo por honor...


Temple, conocido como el Duque de asesino, fue acusado de asesinar a Mara Lowe hace doce años. Mara tenía que casarse con el padre de Temple, un hombre que triplicaba su edad, y quiso huir ante esa perspectiva. Entonces fue cuando se produjo el primer encuentro con Temple.
William Harrow, ahora llamado Temple, se despierta en una cama con las sábanas ensangrentadas y ninguna señal de Mara. La sociedad cree que él es un asesino, por lo que le ladean todos los que le conocen. Él no tiene ningún recuerdo de la noche, solo pensamientos borrosos de lo que podría haber sucedido. Pero lo perdió todo. Entonces se convirtió en lo que es ahora: un canalla. O eso es lo que él cree.

Pero lo que Temple no imaginó es que el destino le tenia una última carta preparada. Y era que Mara (que ahora era Margaret MacIntyre) se presentaría ante él. Una mujer digna, con carácter y muy bella. Una mujer desesperada por una deuda contraída por su hermano. Un hermano que se jugó no sólo su dinero, sino también el de ella. En este encuentro con Mara Temple está decidido a obtener respuestas sobre qué es exactamente lo que pas. Y Mara tiene las respuestas, por un precio.

Me encantó Temple. Él es un hombre que quiere desesperadamente tener una familia y librarse de ser conocido como el duque asesino. Mara me pareció digna compañera, aunque a veces su manera actuar, las mentiras y verdades a medias formadas durante su relación me dieron ganas de sacudirla.

El romance surge poco a poco y se va construyendo a sus espaldas, mientras que el odio, la ira y la venganza dejan paso al amor. Me gusta como avanza la historia y ver como se van atrayendo el uno al otro. Quizás encontré a faltar algo más de complicidad en algún momento, pero después de entender lo que pasaron es comprensible.

No puedo terminar esta reseña sin hablar sobre el epílogo. Contiene una «bomba nuclear» sobre el siguiente personaje: Chase. Un personaje que siempre me ha parecido que sabe todo y se mete un poco en la vida de los otros personajes, especialmente los relacionados con El Ángel Caído. Lo admito, no vi lo que iba a pasar en absoluto y ahora no se que pensar. Si me ha gustado esta última bomba, la respuesta es no. 
Es un libro que está lleno de emoción, angustia y un héroe que me encantó por completo. Recomiendo esta lectura, porque su historia y el viaje por el que nos lleva es difícil, doloroso a veces y muy satisfactorio de leer.

2 Susurros:

La gata en el desván dijo...

Es que la bomba es mucha bomba ajjaaja hubiera pagado por verte la cara!!!
Besitos

Lorena Luna dijo...

Hola mininos!! ufff me encantó y esa última frase, me dejó muerta en la bañera!! Patt respira, inspira, respira, inspira!! ;)

Besos :*

Publicar un comentario en la entrada