Have an account?

Entrevista a Esther Sanz

Hubo un tiempo en el que soñamos con un bosque de corazones dormidos. Allí conocimos a Clara, a Bosco y a Robin. Pero también a una autora capaz de adentrarnos en mundos mágicos…
Con todos vosotros... ¡Esther Sanz!

Muchas gracias Esther por atreverte a atendernos.

Muchas gracias a vosotros por atreveros a entrevistarme. ;-)

Actualmente estás presentando tu nueva historia, Si el Amor es una Isla. ¿Qué encontraremos en esta nueva novela?

Encontraréis una novela de amor y misterio ambientada en una pequeña isla del canal de la Mancha. Trata de una joven que, para costear el tratamiento médico de su padre, acepta un empleo en Silence Hill, un hotel victoriano regido por un enigmático aristócrata que convertirá su vida en un extraño juego.

Éste es tu primer trabajo tras finalizar con la trilogía de El Bosque, ¿Decidiste escribir esta novela para romper con lo que llevabas haciendo? ¿O existe una línea continuada entre un trabajo y otro? 

Ambas cosas. Después de dos años volcada en exclusiva a la historia de Clara me sentía agotada. Escribir una trilogía en la que hay que atar todos los cabos, y darle un sentido a todo, requiere un gran esfuerzo. Y yo necesitaba apasionarme de nuevo con algo más ligero. Mi pretensión con esta novela era precisamente explicar una historia sencilla pero emotiva, de esas que cuando cierras el libro no puedes evitar una sonrisa o un suspiro… Quería pasarlo bien y emocionarme mientras lo escribía. En ese sentido, sí quise romper con lo que había hecho en El bosque… Curiosamente, cuando haces algo así, sin pretensiones y para divertirte, el resultado suele ser mejor de lo que te propones cuando quieres escribir una gran novela. 
La línea que une ambos trabajos es el género. Me siento muy cómoda en este registro y quería continuar desarrollándome como escritora de literatura juvenil.

En referencia a Si el Amor es una Isla, se dice que tiene mucha relación con la literatura del S. XIX. ¿Qué tiene de especial la literatura de ese siglo? 

Dicen que mi novela sigue la estela de los clásicos románticos del siglo XIX, planteados de una manera actual, con una clara influencia de autoras como las hermanas Bronte o Jane Austen. 
Hay muchos rasgos que la hacen especial. A mí me interesaba mucho captar el deseo de libertad y la rebeldía de los personajes de esas novelas, y transmitírselo a Luisa, la protagonista de Silence Hill. 
La literatura romántica del XIX está impregnada de una melancolía muy palpable y de un fuerte sentimiento de soledad, que también está presente en Si el amor es una isla. Los sentimientos están a flor de piel y la protagonista siente que esta sola y que el amor, o el desamor, le ha arrastrado a un lugar inhóspito. 
Algo muy característico en el Romanticismo es también la proyección de los sentimientos en el paisaje. El paisaje se convierte en una proyección del estado anímico, en un reflejo del alma. En ese sentido no es casual que Luisa llegue a una isla solitaria, barrida por el viento, en un hotel opresivo, con estrictas normas… Y que más allá de los muros de Silence Hill le espere un paraíso de verdes acantilados y flores silvestres junto a playas paradisíacas… 

En estos últimos meses hemos podido conocer algunas traducciones que se han hecho de El Bosque de los Corazones Dormidos. Una de ellas: en italiano.
¿Podemos conocer alguna curiosidad de dicha traducción?

Sí, hay varias curiosidades. En la versión italiana, por ejemplo, no existen Bosco ni Braulio. En italiano, Bosco significa “bosque” y, además de que les sonaba muy extraño como nombre propio, se daban muchas redundancias y equívocos en la traducción. Así que decidieron cambiarle el nombre y ponerle Rio, que en italiano es un nombre con una “sonoridad encantadora y atractiva” (en palabras en la editorial). En cuanto a Braulio, por lo visto es el nombre de un famoso licor italiano y les sonaba “ridículo”. Así que finalmente le bautizaron como “Víctor” (precioso nombre por otra parte ;-) 

Hace algún tiempo, alguien nos contó una curiosa historia sobre “el dar y el recibir”. También nos comentó que Esther Sanz tenía algo que ver en esa historia. ¿Podrías contarnos un poquito de esa historia con tanto karma?

Jajaja. No puedo contaros la historia con mucho detalle porque estaría yendo en contra de le ley del Karma y la generosidad, que consiste en hacer algo bueno por alguien sin que éste se entere y de forma totalmente desinteresada… Pero os puedo asegurar que funciona. Los buenos actos tienen buenas consecuencias y, casi siempre, te vienen devueltos como un boomerang por el lado que menos lo esperas. 

¿Cómo ves el estado de salud de la literatura actualmente? ¿Cuál es el último libro que has leído?

Lo veo muy bien.  Se publica más que nunca y hay gran variedad de oferta (en cuanto a temas, géneros, formatos y modelos de publicación). ¡Y la gente sigue leyendo y demandando historias! Hay que ser optimistas… 

Los escritores son una raza que no conoce sobre el término “vacaciones”, ¿Estás enfrascada actualmente en algún nuevo proyecto? ¿Podemos conocer algún detalle de éste?

En estos momentos estoy escribiendo una novela juvenil, a cuatro manos, con Francesc Miralles. No puedo contar mucho sobre el argumento, pero os avanzo que se trata de una historia de amor totalmente inesperada, con elementos de magia cotidiana, muy en la línea de las buenas acciones y el karma. La tendremos ultimada a finales de este marzo, pero todavía es pronto para dar una fecha de publicación.
Aparte de esta novela, tengo otra historia en mi cabeza que hace tiempo me pide ser escrita. Es una historia de amor actual, realista pero con tintes mágicos… Pero ya será para el 2015.

Muchos autores se sirven de rituales a la hora de escribir (música, velas, una taza de té,...) ¿Cómo es Esther cuando escribe?

Antes necesitaba silencio para poder concentrarme. Era una maniática de los ruidos, hasta tal punto que paraba los relojes que habían cerca o incluso pegaba las persianas con celo para no escuchar el viento. Ahora, en cambio, con dos niñas revoloteando por casa, he aprendido a escribir mientras ellas hacen sus deberes o ven la tele… Aun así, mi momento del día suele ser por la noche, cuando la casa está en silencio y todos duermen. La música me ayuda a inspirarme cuando estoy pensando en la historia (mientras conduzco o hago tareas de casa), pero no puedo escribir con hilo musical de fondo, ¡me saca de la historia! Un té o infusión y un trocito de chocolate me agudizan la mente. 

Como autora, ¿Crees que las redes sociales ayudan o perjudican a los escritores?

Todo suma si haces un buen uso. Y  cuando escribes literatura juvenil no se puede vivir de espaldas a algo tan cotidiano para los jóvenes como las redes sociales. Pero no hay que olvidar que el tiempo es limitado y que si dedicas muchas horas a estar presente en la red estás restando momentos de escritura a la novela que tienes entre manos.  

En los últimos tiempos, se oye hablar mucho sobre la piratería en el sector editorial. Algunos dicen que ayuda a que nuevos autores sean conocidos mientras otros hablan de pérdidas económicas. ¿Cómo lo ve Esther Sanz desde la posición de autora que -a su vez- también ejerce de editora?

Yo no creo que la piratería ayude a nadie. Da igual en que lado del mostrador me ponga, ya sea como editora o como autora, no veo nada positivo en trabajar gratis. Y eso es lo que está ocurriendo en la red. La piratería es una falta de respeto hacia el autor que ha invertido energía y tiempo en ese trabajo (que uno disfrute escribiendo no quiere decir que tenga que regalarlo!) y hacia la industria del libro en general. Lo que yo veo entre los más jóvenes es que, a veces, lo tienen tan asumido que no tienen conciencia de que estén haciendo algo mal, y eso es lo más preocupante. A veces ni siquiera es el precio de un libro lo que incita a descargarlo gratis. Es una cuestión de educación en la que deberíamos insistir para proteger la cultura… 

¿Qué consejo le darías a quien desea adentrarse, algún día, dentro del mundo de la literatura?

Que sean constantes y no olviden su sueño. Escribir en una carrera de fondo… Hay que ser paciente y entrenar mucho para conseguir que te publiquen. También les diría que escriban sin la presión de publicar, solo por el placer de crear historias y fluir en ellas… Lo demás vendrá cuando sea el momento. 

No sé si hay algo sobre lo que no hayamos preguntado que desees comentar, mandar un saludo a los lectores, criticar al entrevistador,... ¡Es el momento! Vía libre...

Pues me gustaría invitaros a todos a conocer mi isla (al entrevistador, también! :_)). Y dar las gracias a todos los que estáis detrás de mis novelas y me animáis a que siga creando historias… Saber que hay lectores que las esperan es el mejor estímulo para no dejar nunca de fantasear y escribir.   

Con esto nos despedimos de Esther Sanz, no sin antes desearte muchos éxitos con tu nueva novela Si el Amor es una Isla y agradecer enormemente que nos hayas dedicado este ratito.

¡Gracias, Pattrice y Víktor! Un placer.

Aprovechamos para invitar a nuestros amigos, vecinos y conocidos a adentrarse en el mundo de Si el Amor es una Isla. A Esther, desde aquí, le deseamos mucha suerte en este viaje que acaba de emprender. Un fuerte abrazo.

Y ahora, si nos lo permiten, devolvemos la conexión a los estudios centrales…

2 Susurros:

LauNeluc dijo...

Gracias por la entrevista:)

Lorena Luna dijo...

Hola!! me encantó Si el amor es una isla, me lo leí del tirón. Y deseando leer lo nuevo que está escribiendo junto a Miralles :)

Besos Mininos.

Publicar un comentario en la entrada