Have an account?

Nunca juzgues a una dama por su apariencia




Durante el día, ella es lady Georgiana, hermana de un duque que se vio arruinada por el peor de los escándalos antes de ser presentada en sociedad. Pero la verdad es todavía más sorprendente porque durante la noche, es Chase, el misterioso y desconocido fundador del club de juego más legendario de Londres. Durante años, su doble identidad ha permanecido en secreto… hasta ahora. El brillante, poderoso y atractivo Duncan West se siente muy intrigado por la hermosa y decadente mujer que es su contacto con el mundo de la oscuridad. Sabe que ella es más de lo que parece, y se propone revelar todos los secretos de Georgiana, descubrir su pasado, amenazar su presente y arriesgar todo lo que le es querido… incluyendo su corazón.

Me encantó el prólogo. Tenemos la oportunidad de ver a Lady Georgiana como alguien inocente e instintivo que se deja llevar por la pasión y la ingenuidad del primer amor. Pero el tiempo y sus vivencias hacen que diez años después la veamos bastante cambiada. Georgiana ha crecido: ya no es esa dulce niña inocente, sino una mujer que sostiene los secretos de la sociedad y tiene la intención de utilizarlos para conseguir la felicidad de su hija. Sin embargo, yo esperaba que su faceta como Chase fuera la principal: la inteligencia, el misterio que lo envuelve, etc. Pero no fue así. 

La historia no avanza rápido, pero tampoco el ritmo es excesivamente lento. Lo que sí se podría decir es que los “secretos” se desvelan muy poco a poco. Lo cierto es que este libro no me ha enganchado tanto como los anteriores, aunque tampoco me ha desagradado.
He de confesar que el final del libro anterior —que daba pie a este libro— no me gustó nada y tal vez eso me ha condicionado a que no me enamore de este último.

El estilo de escritura de la autora es perfecto. Su manera de entretejer las historias y de crear personajes inolvidables la hacen única. Sus ambientaciones son inmejorables, pero Chase que para mí era el mejor personaje durante la saga.  

Chase / Anna / Georgiana... son una mezcla que podía a ver dado mucho de sí. Todos los personajes tienen algo de misterio e inteligencia y me esperaba una historia de infarto. Georgiana era una mujer que no se fiaba de nadie: cauta, inteligente y bastante astuta. O eso nos imaginamos hasta que encuentra a Duncan West. Este nos enseña que no todo es lo que parece ser y que todos tenemos secretos que pueden salir a la luz tarde o temprano. 

¿Lo que no funcionó? Los 3 aspectos diferentes de Georgiana. Lo siento, esperaba mucho de Chase y me encontré con una historia de amor que no me terminaba de encajar en el personaje. Hubieron muchos momentos subidos de tono por parte de los protagonistas, pero su historia no me convenció. Y mucho menos todo lo que tardaron en decirse lo que desde un principio se veía venir. No entiendo este libro, cuando los anteriores me parecen tan diferentes y tan perfectos en todas sus partes, pero quizás en la imperfección esta el arte.

Recomendado: Sí, sobre todo si has leído los otros libros de "Las Reglas de los canallas". Siempre es interesante ver como termina una saga y espero leer muchas más novelas de esta escritora que me tiene encandilada. 

0 Susurros:

Publicar un comentario en la entrada